3,8 millones de Raspberry Pi vendidas

0
540

La Raspberry Pi empezó como un proyecto un tanto friki que tenía la intención de que todo el mundo pudiese acceder a un ordenador, viviese donde viviese. Por eso, su primera versión era muy básica.

raspberry-pi

Lo que no esperaban sus desarrolladores es que la gente las empezase a comprar en el mundo desarrollado para crear todo tipo de proyectos, aprender programación, robótica, etc.

Hoy nos enteramos que ya se han vendido 3,8 millones de unidades desde su lanzamiento, y de que las ventas siguen a buen ritmo. Fruto de estas ventas es la salida, hace unos meses del modelo B+, que cuenta con cuatro puertos USB, necesarios para usar la Raspberry Pi como media center.

Los usuarios pronto se dieron cuenta de que la  Raspberry Pi era el media center ideal, tanto por precio, como por prestaciones, tamaño y ausencia de ruido.

Yo mismo tengo una Raspberry Pi del modelo B+ como media center y estoy encantado con ella, pues tras configurarla en los primeros días, ahora estoy muy contento pues por poco dinero puedo ver contenidos en mi televisión, tanto enchufando un pendrive como en streaming.

Los addons funcionan perfectamente y si sabes elegir las fuentes de streaming puedes disfrutar de todo tipo de contenidos sin necesidad de descargar nada, eso sí, mediante la conexión por cable, mucho más estable que la conexión por WiFi.

Pero no se han vendido 3,8 millones de Raspberry Pi para usarse como media center. Pensada para el aprendizaje, los proyectos se cuentan por cientos. Yo mismo he podido ver Raspberry Pi con pantalla táctil, otra usada para escanear libros de manera automática, otras que se usan como cerebro para estaciones meteorológicas, etc.

Además, las distintas distribuciones Linux que se han creado les dan múltiples usos, como fuente de música para nuestra casa e incluso como consola antigua, pues hay una distro diseñada para emular las videoconsolas de nuestra infancia.

Si no tienes una, te aconsejo que la compres cuanto antes y empieces a experimentar con ella.

Fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta