Clime, pequeños sensores para poner en casa

0
424

Que vamos a un mundo hiperconectado no es ningún secreto. Eso se ve en que cada vez más gadgets tienen acceso a Internet, y uno de los últimos es Clime, un pequeño sensor que tiene muchos usos en casa.

Clime

Clime es un sensor cuya idea es que tengamos varias unidades repartidas por toda la casa. Miden, sobre todo, la temperatura, la humedad, el movimiento y la localización.

Gracias a la aplicación para el móvil y que están conectados a Internet, siempre vamos a saber la temperatura de la estancia en la que estén colocados, lo que nos sirve para ajustar la calefacción al milímetro y así ahorrar energía.

Otra de sus funciones puede ser la de estar en los terrarios de algunas mascotas, que necesitan tener una temperatura determinada para no enfermar. Con Clime sabemos en todo momento si están a la temperatura adecuada.

Clime no sólo mide la temperatura, sino que hace lo propio con la humedad. De esta manera, se pueden poner en las plantas, para saber cuándo las tenemos que regar.

Clime nos avisa cuando la humedad es baja, por lo que nos llega un mensaje al móvil diciendo que hay que regar, acompañado de la humedad que en ese momento tiene la planta.

Además de las funciones relacionadas con el clima, también Clime puede servirnos como alarma, aunque lo cierto es que ésta no es su función principal. Digo que sirve como alarma porque si colocamos el sensor en un objeto, si éste se mueve nos llega un mensaje al móvil.

Clime es un sensor atractivo porque es muy pequeño. Se puede pegar, por lo que junto a su tamaño nos permite esconderlo en cualquier parte. Además, su autonomía es grande, pues la pila que lleva dura alrededor de un año y medio.

En cuanto al precio, se vende por 24 y 26 dólares, dependiendo de las funciones que tenga.

Fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta