Enseñar a jugar Angry Birds a un robot, como terapia para niños con problemas motrices

0
535

El Instituto de Tecnología de Georgia ha desarrollado unas herramientas de suma utilidad que puede ser empleada durante las terapias aplicadas a niños con problemas motrices y neurológicos, una labor que se aplaude puesto que la tecnología siempre debería de estar orientada al bienestar social y humano.

robot

La herramienta consiste en enseñar a un robot  a jugar el famoso juego de las aves enojadas: Angry Birds y tiene como finalidad lograr un avance en las terapias de los niños que tienen problemas neuronales o motrices de una manera divertida y original. El robot funciona conectado a una tableta, el niño que recibirá la terapia muestra en la pantalla los movimientos que debe hacer el robot para conseguir logros y desbloquear niveles del juego.

El robot realiza un procesamiento de la secuencia de moviente generado por el paciente cuando llega el turno de jugar. La investigadora al frente del proyecto: Ayannna Howard menciona que el robot tiene la posibilidad de detectar y reconocer los movimientos que realiza la persona. Para el proceso de rehabilitación, las terapias suelen ser complejas y basadas en muchos movimientos; con la ayuda de este robot se podrán lograr en los pacientes la precisión motriz y de coordinación.

De igual forma, psicológicamente el tema de “ayudar a otro”, convierte la terapia en un ejercicio ligero que por más minutos que transcurran,  se tornarán breves y divertidas; aun cuando se tengan que repetir los mismos movimientos una y otra vez. Todo eso permite que la persona o niño en terapia, avance mucho más rápido en su recuperación.

La investigadora Howard y el Instituto de Tecnología de Georgia ya preparan más herramientas que puedan ser aplicadas en este robot, no solo con juego como Angry Birds, si no con algunos otros que logren hacer de las terapias un evento menos tedioso y mucho más productivo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta