Este proyecto es un disparate. Imagínense una ciudad inundado de estos trastos que caen sobre las cabezas de los transehuntes porque han chocado entre ellos, o contra los edificios, o por avería, o porque se han quedado sin pilas, o por vandalismo… IMPOSIBLE.