Microsoft pone los huevos en el nido de Android para sacar rendimiento. Sabe que el negocio está allí, y no en Windows 10 Mobile, ni en Windows POhone