Sony deberá pagar millones de dólares por haber eliminado la posibilidad de instalar Linux en su PlayStation 3

0
398

Sony se enfrenta actualmente ante una demanda de publicidad engañosa al prescindir de la opción para instalar otros sistemas operativos en la consola del PlayStation 3.

Todo el problema legal se remonta unos seis años atrás, cuando Sony se deshizo de la característica que permitía “Instalar otros Sistemas Operativos” mediante una actualización de firmware del PS3, eventualmente declarando que se debía a riesgos de piratería.

La eliminación de la instalación de otro sistema operativo ocasionó el problema legal

Sony también ha alegado que la actualización fue voluntaria, aún si hacerlo ocasionaba eliminar una de las más importantes funciones con que hasta el momento había contado la consola.

La historia detrás del litigio de Sony

En el año 2006, Sony presentó la Playstation 3 como un sistema sumamente poderoso. Presumía que su consola era tan potente que afirmaba que tenía las mismas posibilidades que un ordenador. Con el propósito de demostrarlo, promocionó una funcionalidad que permitía instalar una distribución Linux en la consola.

No obstante, Sony ignoraba que al permitir esta funcionalidad, algunos hackers se dieron cuenta de que podrían ser capaces de aprovechar Linux para destruir la seguridad del sistema operativo de la Playstation 3, con lo cual lograron ser capaces de ejecutar juegos no oficiales de Sony.

Sony ignoraba el riesgo de seguridad que implicaba la instalación de Linux en su consola

Dado que Sony no quería que se siguiera dañando la reputación de la PS3 viéndose altamente vulnerable ante la piratería, tal como había ocurrido con el PlayStation y el PlayStation 2, que por asuntos de seguridad decidió actualizar su firmware en marzo de 2010 donde eliminó la funcionalidad de instalación de otros sistemas operativos, de manera oficial.

Sony paga las consecuencias seis años después

Ahora, tras seis años, Sony tendrá que redimirse, y si bien la compañía no será declarada culpable de nada, tuvo que llegar a un acuerdo extra-judicial con los abogados del caso, mediante el cual tendrá que cancelar millones de dólares a los usuarios afectados por la actualización.

Aun así, no todos serán elegibles para ser beneficiados por este acuerdo. Primeramente, el acuerdo sólo beneficia a usuarios residentes de los Estados Unidos, con lo que Sony probablemente tendrá que pagar 55 dólares a alrededor de 10 millones de personas. Como único modo de atenerse al acuerdo, el usuario tendrá que firmar bajo juramento que compró la consola e instaló Linux en ella, y proveer alguna prueba de haberlo hecho.

Para beneficiarse del acuerdo se debe cumplir ciertos requisitos

La prueba de haber comprado la consola no debería ser complicada, una factura bastaría, por ejemplo. Sin embargo, no está claro aún cómo se puede probar que se instaló Linux alguna vez en su consola. Si el usuario no concreta estas pruebas, se puede optar por recibir una cantidad de 9 dólares si se firma una declaración de que en el momento de comprar la PS3 sabía que podía instalar Linux.

De ser aprobado el acuerdo por el juez a cargo del caso, se cerraría finalmente una polémica que data de ya varios años, y finalmente Sony podría acabar con este litigio. De haber podido continuar la instalación de sistemas operativos libres en la PS3, quizás habría mayor cantidad de usuarios Linux en la actualidad.

No hay comentarios

Dejar respuesta