Saltar al contenido

¿Por qué la minería de Bitcoin es un peligro para el medio ambiente?

Mar 5, 2022
¿Por qué la minería del bitcoin se está convirtiendo en una aberración ecológica?

La minería de Bitcoin nunca se ha visto de buena manera. De hecho, se le señala regularmente por las importantes emisiones de gases de efecto invernadero que genera. Se trata de una preocupación real ante el reto del cambio climático, en el que está en juego la supervivencia de la humanidad.

Según un análisis publicado en la revista Joule, este problema fundamental para el sector de las criptomonedas se está agravando. Esto se debería a la prohibición de la minería de bitcoin en China desde el año pasado. Países como Kazajistán o Estados Unidos han atraído posteriormente a la industria minera.

A medida que los mineros de Bitcoin se han visto obligados a salir de China, se han trasladado a lugares con fuentes de electricidad basadas en combustibles fósiles, aumentando así sus emisiones de carbono.

Bitcoin es menos verde que nunca

El autor de este artículo, Alex de Vries, lo explica así: «Vemos que el bitcoin es cada vez menos ecológico». La razón es que, mientras que el bitcoin se alimentaba principalmente de energía hidroeléctrica en el Reino Medio, ahora se alimenta en gran medida de carbón o gas.

El resultado es claro: el bitcoin genera ahora tantas emisiones de gases de efecto invernadero como un país como la República Checa. El analista también señala que la minería es cada vez más complicada, con cálculos muy complejos para verificar las transacciones en la cadena de bloques. Esto aumenta el consumo de electricidad, al tiempo que contribuye a la explosión de residuos electrónicos en todo el mundo.

💡 Según un estudio realizado por la Universidad de Cambridge en 2021, el bitcoin consume más energía que países como Noruega, Bangladesh y Suiza.

Ante esta amenaza, una veintena de grandes empresas del sector han puesto en marcha la Energy Web Foundation (Fundación Web de la Energía). Esta organización ha publicado el «Crypto Climate Accord«, un pacto especial sobre el clima de las criptomonedas que tiene como objetivo «intentar que los sistemas de blockchain de criptomonedas funcionen principalmente con energía renovable para 2030, y lograr cero emisiones para 2040». La ambición es loable, pero actualmente parece que estamos muy lejos de alcanzar este objetivo.

También te puede interesar: Caída de Bitcoin, Ethereum: ¿cómo sobrevivir al criptoinvierno?

bitcoin Una moneda virtual con consecuencias energéticas en la vida real

Una moneda virtual con consecuencias energéticas en la vida real

En 2013, China comenzó a inquietarse por la naturaleza especulativa de Bitcoin y sus operaciones. En los años siguientes, las autoridades del país empezaron a restringir a los bancos chinos el uso de la criptomoneda y, con el tiempo, cerraron por completo las operaciones de minería de Bitcoin.

En respuesta, las entidades que dirigían las operaciones de minería las trasladaron a otros lugares, principalmente a Estados Unidos y, en cierta medida, a Kazajistán y algunos otros países. Esto, según los investigadores, ha provocado un aumento de las emisiones debidas a la minería de Bitcoin.

La minería de Bitcoin se refiere al proceso de creación de nuevas criptomonedas, esto se realiza en grandes y potentes ordenadores que requieren mucha electricidad. Las entidades que dirigen las operaciones de minería de Bitcoin encontraron inicialmente a China como un país receptivo.

Pudieron aprovechar las enormes instalaciones hidroeléctricas de China durante los meses cálidos. Eso permitía a los mineros afirmar que sus operaciones eran ecológicas. Pero como China prohibió el Bitcoin, tuvieron que buscar nuevas ubicaciones, por lo cuál, decidieron trasladarse a varias regiones de Estados Unidos.

También te puede interesar: Uber quiere aceptar pagos con Bitcoin «en algun momento»

En su trabajo, los investigadores accedieron a los mapas globales utilizados por los mineros de Bitcoin para encontrar dónde se trasladaban sus operaciones. Utilizando las direcciones IP del Centro de Finanzas Alternativas de Cambridge, pudieron localizar los nuevos emplazamientos de las operaciones de minería, la mayoría de los cuales se encontraban en los Estados Unidos.

Incluso pudieron ver qué estados albergaban los nuevos emplazamientos de las operaciones de minería, principalmente Texas, Kentucky y Georgia, tres estados que habían atraído a los mineros mediante exenciones fiscales.

Por desgracia, los tres dependen casi exclusivamente del carbón y del gas natural para generar electricidad. El resultado final es que las operaciones mineras de Bitcoin liberan más carbono a la atmósfera que nunca.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies